El sector editorial: Un mundo donde desde un inicio ya se espera que la mitad de los libros no van a tener comprador

Cada año se escriben y publican cientos de miles de libros en España. De todo ese gran mar de palabras, solo unos pocos tienen ventas que superan los 1.000 ejemplares y, con suerte, otros llegan hasta más del millón. Aún así, estos casos son escasos, y es que cuando hay un campo infinito de opciones donde escoger, muchos libros quedan en la sombra o, peor aún, despegaron con un claro fallo de maquinaria: estaban destinados a caer, ya que se concibieron sin tener un público objetivo en mente que estaría dispuesto a comprarlos.

Y es que las librerías físicas no son como Amazon, no tienen un espacio ilimitado para almacenar los millones de libros que se publican, por lo que es necesario que el poco espacio que se tiene se destine a libros con real potencial de venta, algo que en la actualidad no se está haciendo tan bien como debería, si tenemos en cuenta que el 40% de libros que hay en las librerías son devueltos a la editorial o al almacén por no haberse vendido.

Viéndolo así, tener casi la mitad de libros sin vender es una cifra bastante negativa que no ayuda ni al autor, ni a la librería, a la editorial, o a la distribuidora, pero entonces…

¿De quién es la culpa que no se vendan más libros y haya tantas devoluciones? 

a) La editorial

b) La librería

c) La distribuidora

d) El autor

La respuesta correcta es… que no hay un solo culpable, ni un solo inocente. No queremos echar culpas en este blog, ni falta que hacen, pero sí queremos analizar qué medidas pueden tomar estas 4 facciones para intentar mejorar ese 40% que, al fin y al cabo, afecta a todos los implicados desde hace ya varios años.

Así pues, para empezar a desengranar este gran problema, en este primer blog vamos a hablar sobre qué puede hacer EL AUTOR junto con el apoyo del editor.

 

El autor: La facción que tiene la menor mentalidad de venta

La verdad es que muchos -o casi la mayoría- de autores escriben sin tener el aspecto económico en mente. Son artistas, con intereses y pasiones muy diversas y personales. No piensan en el dinero a la hora de escribir una obra, sino de compartir sus historias, experiencias e imaginación con el mundo, pero… ¿Quién es ese mundo exactamente? 

Autores más concienciados pueden llevar a mejores ventas

Concienciar al autor y hacerle saber qué características debe tener un libro para generar beneficios económicos a una editorial (y a sí mismo) es un pequeño pero muy importante paso que se debería ir implementando cuanto antes mejor, y consideramos que un buen punto de inicio para ello sería a través de las propuestas.

¿Qué es una propuesta? Es el documento donde los autores explican los elementos clave de su novela para que los editores o agentes se hagan una idea aproximada del proyecto. Llegado un punto todo escritor quiere que su pasión también se transforme en su trabajo.

Así pues, la propuesta es el documento donde el autor explica porque su libro vale la pena y porque la editorial debería publicarlo. 

Una propuesta no trata de usar palabras grandes y promesas sin fundamento (¡Soy el nuevo Shakespeare!). Hay editores que leen miles de propuestas a la semana y que quieren ver el potencial del libro, pero mientras leen el texto se preguntan constantemente: ¿Puede este libro hacernos ganar dinero de verdad?

 

 

¿Cómo podrían las propuestas ayudar a cambiar el 40% de devoluciones?

Los autores muchas veces van algo perdidos. Han escrito o están en proceso de escribir su obra. Se piensan que es el mejor libro del mundo y si les preguntas para qué público va dirigido, te dirán que a todo el mundo le puede gustar, pero eso muchas veces no es verdad, y no abren los ojos hasta que tienen que responder a la pregunta de “¿Por qué has escrito asesinatos y torturas gráficas en un libro infantil? ¿De verdad pensabas en tu público?” 

Si bien este ejemplo es algo exagerado (y basado en un caso real, por increíble que parezca), no por eso tenemos que quitarle importancia al asunto, sino todo lo contrario, se debería concienciar al autor sobré qué características debe tener su libro para que venda.

Al escribir su propuesta, un autor debería descubrir si su idea/libro realmente tiene futuro económico; si tiene potencial de venta, si tiene público objetivo y si realmente va a poder vender tanto como se imagina, o por el contrario formará parte de ese 40% que es desterrado en un almacén.

 

Cómo puede ayudar el editor: Diciéndole al autor qué debe incluir una propuesta bien hecha

Dicho esto, hemos concluido que una buena forma para concienciar al autor es dándole una plantilla de Propuesta con indicaciones muy claras de a qué debe dar respuesta.

El editor puede publicar la plantilla en la página web de la editorial, o proporcionársela al autor personalmente, y de esta forma, no solo es posible que reciba propuestas mejor planteadas, sino que además, los autores, al verse expuestos a tener que responder ciertas preguntas que no se habían planteado antes, reflexionarán sobre el potencial de su obra y harán las modificaciones necesarias.

 

Generalmente la propuesta va a ser un manuscrito de 15 a 50 (más o menos) páginas, y cubrirá:

  • De qué trata el libro
  • Por qué eres la persona perfecta para escribir este libro
  • Quién comprará el libro
  • Cómo vas a transmitir el mensaje de que deben comprar el libro

La propuesta debe mostrar claramente la evidencia de la necesidad del libro. En otras palabras: ¿por qué la premisa es única? ¿Cómo beneficiará a las personas que lo lean? Esto es muy importante.

Si el editor queda convencido de que a los lectores les atraerá lo suficiente como para comprarlo, entonces es que es un libro con potencial, y tiene más oportunidades de no formar parte de ese 40% de devoluciones.

 

 

Plantilla de una buena propuesta paso a paso:

Para terminar el artículo, no os podíamos dejar sin una guía resumida de Cómo escribir una buena propuesta, creada por editores profesionales de Reedsy. Esta plantilla no solo pretende reforzar lo que hemos dicho a lo largo del artículo, sino que está pensada para cualquier autor o editor que quiera probar esta estrategia y que crea en el cambio positivo.

Índice

  • Resumen general
  • Público objetivo
  • Sobre el Autor
  • Plan de marketing
  • Títulos competitivos
  • Resumen de cada capítulo
  • Un capítulo de muestra

1. Resumen general:

Explica de qué trata el libro de forma muy resumida, como si te hubieras encontrado al editor más famoso del mundo en un ascensor y solo tuvieras 30 segundos para convencerle de que debe publicar tu historia. 

Si necesitas inspiración, usa de referencia la forma en la que muchos críticos literarios alaban los Top Ventas del New York Times, o inspírate en sinopsis de libros o películas que hayas leído y te hayan hecho querer darle una oportunidad a esa obra de inmediato. Debe enganchar al editor y al lector, querer hacerle saber más sobre el libro.

2. Público objetivo

Intenta responder a las siguientes preguntas:

  • ¿De quién cubres las necesidades? ¿Mujeres? ¿Hombres?
  • ¿Cuál es el rango de edad de la audiencia?
  • ¿Urbano o rural?
  • ¿Les gustaría a personas que disfrutaron de [inserta otro libro]?
  • ¿Dónde se colocaría tu libro en una librería?

Si el libro es muy específico o técnico, intenta cuantificar el mercado con cifras: Por ejemplo, si estás escribiendo un libro sobre el Yeti, es posible que descubras que 3800 personas se suscriben a ComunidadDelYeti en Facebook. O qué 11,000 fans de los Yetis asistieron a la Cumbre Sasquatch online en 2017. Todo esto puede formar parte de un público objetivo que le demuestre al editor que va a haber gente que compre el libro -por raro o específico que sea- y donde podrá encontrarla.

3. Sobre el Autor

Mantén tu biografía breve y concisa, recuerda que tu objetivo es que un editor lo lea y diga: «ESTA es la persona que necesitamos para este proyecto».

  • Plataforma del autor (si tienes redes sociales, blog, etc.)
  • Premios y reconocimientos pasados
  • Publicaciones anteriores
  • Apariciones en los medios
  • Conexiones con VIPs en la industria
  • Prensa
  • Foto del autor

En resumen: ¿Qué tipo de antecedentes, experiencia y plataforma te convierten en la persona perfecta para escribir este libro?

Si no tienes todo esto, tampoco va a pasar nada, pero puede que te haga plantear si deberías crearte varias cuentas online para aumentar tu presencia, como un blog para hablar de tu libro, o reflexionar en si conoces a alguna personalidad que podría ayudarte a moverlo. 

4. Plan de marketing

Del plan de marketing se ocupa el encargado de marketing, sí, pero nunca está de más que el autor piense en si puede aportar algo en ese plan, como contactos, seguidores, u otros medios. Algunos ejemplos podrían ser los siguientes:

  • Si conoces a un autor o personalidad importante en el campo de tu libro, ¿puedes obtener publicidad de ellos?
  • ¿Podrías asegurar una publicación con un periódico?
  • ¿Tienes una red social con varios seguidores o conoces a influencers que estarían dispuestos a publicitar tu libro? 

Es importante mencionar cualquier dato que asegure al editor que habrá formas específicas de mover y vender el libro además de las que él pueda aportar.

5. Títulos competitivos

Busca cuales son los libros que se asemejan más al que propones. Estudiarlos y analizarlos es imperativo, pues eso te permitirá explicarle al editor porque tu libro es diferente, especial, y que otras cualidades posee que los otros de su mismo género o estilo no tienen. 

Si ves que tu libro no tiene nada que destaque por encima de los de su mismo tipo, tal vez es una señal de que debes buscar algo que le diferencie. Aún estás a tiempo, y puede ser lo que diferencie una obra que pasa desapercibida, de una que que se vuelve en un hit.

“Es un libro similar al de Harry Potter, pero en mi caso los personajes son afroamericanos, la magia se basa en costumbres africanas, hay mucha más acción y mi público objetivo podría ser similar al de Black Panther (Pantera Negra), pero en vez de superhéroes en África, es un colegio de magia en Luisiana.” podría ser un ejemplo de comparación señalando las cualidades que hacen al libro único y a su vez dejan claro a qué segmento de la población van dirigidos: a fans afroamericanos de Harry Potter y obras de fantasía. 

6. Resumen de cada capítulo

Proporciona un breve resumen de cada capítulo de tu historia. Énfasis adicional en “breve”: Que el resumen de cada capítulo no pase de dos párrafos y a su vez mantenga el interés del editor y le permita apreciar la esencia de la historia.

7. Un capítulo de muestra

Finalmente, se debería terminar la propuesta con un capítulo de muestra. Depende de ti elegir qué capítulo incluir (aunque la Introducción generalmente no se recomienda, ya que es demasiado preliminar). Pero recuerda: si tu capítulo de muestra hace que el editor quiera leer más, vas por el buen camino. 

 

Para terminar este blog, queremos recordar que esta plantilla es solo una guía general: en realidad, no existe una única solución para todas las propuestas. Aún así, consideramos que es una buena base que puede ayudar a crear mejores libros o, al menos, en crear libros pensados en un mayor potencial de venta. 

¿Qué te ha parecido? Si eres un autor, ¿usarías esta plantilla? Si eres un editor, ¿la recomendarías?

En futuros artículos, vamos a analizar qué pueden hacer las otras tres facciones: La editorial, la librería, y la distribuidora. ¿Tienes alguna propuesta?

Una respuesta a «40% de devoluciones de libros: Qué puede hacer el autor»

Deja un comentario