Los Ghost writers, conocidos como escritores fantasma, cada vez son más solicitados en el mundo literario. ¿Por qué?

Cuando Penguin Random House anunció en julio que publicaría las memorias del príncipe Harry, hubo un nombre que quedó fuera del comunicado de prensa. El hombre que canalizó la voz del duque de Sussex para el libro, J.R. Moehringer, no se encontraba entre los detalles que el editor dio a conocer. Pero aquellos en la industria saben que Moehringer, uno de los Ghost writers de más alto perfil, será un componente esencial en el libro de la realeza, incluso si su nombre nunca aparece en el producto final.

Los Ghost writers, o «colaboradores», como se les llama ahora, no son nada nuevo. Mientras los famosos han estado escribiendo libros, otros los han ayudado desde las sombras a hacerlo. Es un trabajo altamente especializado que requiere una combinación muy específica de habilidades: el mejor tipo de colaborador es una mezcla de editor, reportero, escritor, imitador y psiquiatra en partes iguales. 

En pocas palabras, los Ghost writers son escritores que escuchan lo que el autor quiere contar, y lo transmiten en la mejor prosa literaria posible hasta convertirlo en un libro. Mientras seas famoso o tengas algo interesante que contar, ya no se necesita saber escribir, para eso están ellos. 

En la industria actual, donde los editores dependen cada vez más de proyectos de no ficción de celebridades con grandes plataformas, los buenos colaboradores tienen más demanda que nunca. También es el tipo de trabajo, muy bien pagado en el nivel más alto, que atrae a una población en crecimiento: escritores, periodistas y editores.

Los Ghost Writers mejor pagados pueden ganar hasta 7 cifras en un proyecto.

Madeleine Morel, una agente literaria que ha pasado su carrera representando a Ghost Writers (son los únicos clientes de su empresa, 2M Communications Ltd., que tiene más de 20 años), dijo que, en el pasado, “hablar de la escritura fantasma era como admitir con algo de vergüenza que habías tenido citas por Internet». Ahora, eso ya no ocurre. 

La creciente demanda de libros de famosos ha creado una mayor necesidad de Ghost writers que nunca. Morel cree que esto ha llevado a un punto de inflexión: “Siempre digo que es el mejor y el peor momento. Es el mejor porque hay más trabajo colaborativo que nunca, y es el peor porque hay más colaboradores que nunca». 

Entonces, ¿Cuántos Ghost writers de alto nivel hay? Cuando se le preguntó acerca de colaboradores como Moehringer, de quien se rumorea que gana siete cifras por proyecto (y que ha escrito dos libros de no ficción aclamados por la crítica y tiene un par de Pulitzers), Morel señaló que son «pocos y distantes entre sí».

J.R. Moehringer llegó como becario a la sala de redacción del New York Times. Hoy en día, es uno de los Ghost writers más valorados.

Está Ariel Levy (quien colaboró ​​en las memorias de Demi Moore de 2019, Inside Out) y Buzz Bissinger (quien colaboró ​​en las memorias de Caitlin Jenner de 2017, The Secrets of My Life). En estos casos, los colaboradores no se mencionaron en ninguna parte de los libros, aunque su trabajo fue documentado en varios reportajes posteriores a la publicación. 

Por debajo de los colaboradores de más alto nivel, hay otros escritores bien considerados que se ganan la vida muy bien como Ghost writers. Morel estimó que «lo mejor de lo mejor», es decir, escritores fantasmas con muchos libros vendidos, incluye unas 20 a 30 personas, «tal vez hasta 50». Un profesional de la industria de alto nivel, que habló bajo condición de anonimato, dijo que los buenos fantasmas pueden ganar entre $100,000 y $300,000 por año. Morel dijo que el proyecto de un Ghost Writer promedio para sus clientes gana entre $75,000 y $100,000 y generalmente le toma alrededor de seis meses escribir el libro. 

Si bien los proyectos difieren, la mayoría de los Ghost writers tienden a cobrar una tarifa fija. (Algunos pueden exigir, y exigen, un porcentaje del anticipo y/o las ventas del libro, pero eso es menos común).

El cambio de mentalidad: de Ghost writer a colaborador.

Gail Ross, una agente literaria veterana de la Agencia Ross Yoon con sede en Washington, D.C., estimó que la mitad de los libros que vende requieren de un colaborador. Afirmó que los Ghost writers siempre han sido «muy, muy importantes». Pero es cierto, prosiguió, “que en el pasado nadie quería decir que usaba un colaborador o un escritor fantasma, y ​​ahora es totalmente respetado. La mayoría de las personas [que utilizan colaboradores] también reconocen que es la única forma en que pueden terminar su libro».

Will Lippincott, un agente senior de Aevitas Creative Management, dijo que en los últimos tres años ha hecho más negocios con Ghost writers que en los diez anteriores. Estimando que entre el 25% y el 30% de sus proyectos tienen «un colaborador adjunto en algún momento», Lippincott dijo que estos especialistas generalmente se incorporan en la etapa de propuesta y ayudan al autor a elaborar el libro desde el inicio.

“Me encantan los Ghost writers”, dijo Anthony Mattero, un agente de CAA. Estimando que hay entre 50 y 100 escritores fantasmas que hacen de dos a tres libros por año y «siempre trabajan con las personalidades más importantes», dijo que cree que el cambio de nomenclatura -de Ghost writer a colaborador- habla de un cambio en la comprensión de lo que realmente hacen los escritores fantasmas. «En el pasado era, ‘Tú hablas y yo escribiré’. Ahora creo que [los colaboradores] tienen más participación en el proceso». Agregó que, como agente, sabe que necesita grandes colaboradores que estén completamente comprometidos para que los proyectos funcionen. «Queremos que les guste la idea y se involucren en el proceso creativo».

Si son tan importantes, ¿Por qué casi no se habla de ellos?

Y, sin embargo, por importantes y respetados que sean estos escritores, su trabajo permanece en gran parte oculto al público. Muy pocos obtienen lo que se conoce como créditos ‘Junto a’ (cuando sus nombres aparecen en las portadas de los libros, precedidos por la frase «escrito junto a»), a veces puede ser una batalla conseguir que el nombre de un escritor fantasma aparezca en la portada, y no solo en ‘agradecimientos’.

Morel dijo que a menudo tiene que insistir en una cláusula que le permita a sus escritores fantasmas poder incluir sus proyectos en sus currículums. Debido a que los escritores fantasma a menudo están al tanto de detalles privados sobre la vida de los famosos, los acuerdos al estilo NDA son partes estándar de sus contratos. En resumen, es un poco como el Club de la lucha: los escritores fantasmas rara vez pueden decir con quién han trabajado, y mucho menos qué han discutido con esa persona.

Hilary Liftin, una ghost writer que tiene 13 bestsellers a su nombre, dijo que cuando comenzó a trabajar, se asumió que las cosas escritas por ghost writers «eran insatisfactorias o tramposas». Si bien esto ha cambiado dentro de la industria, puede que no sea cierto para el público en general.

Liftin prefiere no ser mencionada en las portadas de sus libros, pero le gustaría que se quitara esa percepción negativa sobre los colaboradores. «No quiero estar en la portada por razones estéticas y porque no trato de ser una escritora fantasma famosa», dijo. «Digo fantasma porque me gusta la palabra, pero creo que, como profesional, quieres ser visible, así que normalmente, pero no siempre, estoy en la página del título».

Rodgers, que ha trabajado en más de 30 libros, dijo que deseaba que «el modelo de negocio permitiera que alguien incluyera ese crédito en la portada sin sentir que estaba concediendo algo«. Para los futuros Ghost writers, agregó, aboga por que los créditos en la portada sean el estándar.

Colin Dickerman, director editorial de no ficción de Grand Central, siente que las memorias de 2009 de Andre Agassi, Open, el primer libro escrito por Moehringer fantasma, marcó algo así como un punto de inflexión. Explicó que enseñó a la gente cuánto podía aportar un Ghost writer a un proyecto. Las memorias demostraron «que se puede combinar un famoso con un talento literario de primer nivel y terminar con un libro que es extraordinario». De repente, agregó, las personas en el negocio se dieron cuenta de que un libro «podría ser un evento literario, así como un evento de famosos».

Cuando se le preguntó por qué, entonces, si los Ghost writers son tan importantes, permanecen marginados, Dickerman dijo que se trata de mantener una especie de ideal romántico. «No estoy diciendo que sea correcto», señaló, «pero existe este romance de leer la historia de un famoso al que quieres conocer más. Requiere intimidad. El temor es que poner al escritor fantasma en la portada pueda alterar eso«.

Sin embargo, para los Ghost Writers, una pequeña valoración más abierta de su trabajo no sería tan mala. Como explicó un escritor que habló de forma anónima, todavía hay momentos exasperantes en la profesión. «Mi esposa estaba en la cola para subir a un avión y había un hombre leyendo las memorias de Andre Agassi», recordó. “El hombre dijo: ‘No me parece justo que Agassi sea un gran tenista y un gran escritor’. Solo me gustaría que más gente entendiera que, sí, la gente contrata ayuda para escribir sus libros. ¿Por qué tiene que ser un secreto que nadie pueda conocer?

Deja un comentario